Lunes, 14 de marzo de 2011

18 and life "Ricky era un chico joven, tenía un corazón de piedra…", así comienza este tema de Skid Row compuesto por el guitarrista Dave "Snake" Sabo después de leer en un periódico un artículo sobre un chico de 18 años condenado a cadena perpetua por matar accidentalmente a un amigo con un arma de fuego.

          

Efectivamente Ricky es un personaje real; en algunos sitios de la red he leído que podría tratarse de Ricky Rasso, llamado el rey del ácido, un perturbado mental que asesinó a un amigo bajo los efectos de las drogas, pero yo me inclino por otra hipótesis: me parece más bien, y creo que el vídeo de la canción lo corrobora, que Ricky era el típico adolescente crecido en un hogar desestructurado, “…pandillero tatuado y suburbial, hijo de la derrota y del alcohol…”, como diría Joaquín Sabina, que me recuerda a algunos personajes que conocí en mi barrio y mi colegio a mediados de los 80.

Y es que esas eran las connotaciones que tenía el metal en aquellos tiempos: música de macarras de billar y repetidores de la E.G.B., fumadores de Ducados con pantalones ajustados y transgresoras camisetas negras que mi madre no me dejaría llevar; sonido que debido a este prejuicio no aprendí a apreciar hasta que los vinilos y casetillos de Scorpions, Barricada, Iron Maiden, Barón Rojo y Helloween de mi amigo Nino soplaron el polvo de mis orejas en las tardes de verano de finales de los 80.

Ahora que las camisetas negras forman parte de la cultura pop, y no me sorprende que a mi madre le guste la sudadera con la portada del single de Aces High que a veces me pongo los domingos para ir al campo, recuerdo con nostalgia aquellos tiempos y me pregunto si alguno de aquellos “Manuel Sánchez Sánchez” con los que compartí aula y calle acabarían como el desafortunado Ricky.

Skid Row, encuadrados en el Sleaze rock (derivación del Glam/Hair metal caracterizado por el maquillaje, las pelambres crepadas, y voces casi femeninas rozando la ambigüedad sexual), canto de cisne del metal ochentero antes de ser destronado por el Grunge, incluyeron este tema en su álbum debut de mismo nombre que la banda en 1989:

 

De entre todas las versiones he elegido esta realizada por la norteamericana Nina Gordon por la curiosidad de ser un directo acústico, y además por terminar los últimos compases versionando Listen to your Heart de Roxette:

No obstante son más de una las versiones, prueba indiscutible de la calidad del original, destacando a mi gusto la realizada por Hydrogyn o la versión acústica que llevó al estrellato al joven sueco Erik Grönwall al ganar en 2009 la edición de O.T. en su país. Ambas versiones, y alguna más, se pueden encontrar en Spotify y Youtube.


Tags: Skid Row, 18 and life, Sleaze rock, Glam/Hair metal, Nina Gordon

Publicado por Acehigh @ 12:58  | Metal Cover
Comentarios (1)  | Enviar
Comentarios
Publicado por dulceophelia
Lunes, 14 de marzo de 2011 | 19:43

Cierto Metal se asocia, esp en USA al Satanismo, la muerte y el asesinato (película Asesinato en 8 mm). En España es otra cosa: aquí la música en Inglés marca una diferencia con los seguidores del flamenquito etc más de las clases desfavorecidas.